Páginas vistas en total

martes, 6 de septiembre de 2011

Su perfume

Era Sábado de un fin de semana cualquiera, como de costumbre estábamos de botellón. Yo estaba tranquila, llevaba con el mismo vaso toda la noche, apenas me apetecía beber. Estaba en mi mundo como siempre, donde nadie me molestaba y donde todo era perfecto... Hasta que de pronto mis sentidos se percataron de algo y mi corazón se disparó. De repente mi mente volvió a la realidad, estaba nerviosa. Había olido su perfume. Me daba miedo volverme, no lo quería ver. Respiré hondo, cogí fuerzas y me giré. Nada. No estaba. Una parte de mi se tranquilizó y se alegro, pero la otra se quedó con las ganas de volver a verlo. Entonces pensé: madre mía y todo lo que acaba de pasar dentro de mí ha sido desencadenado por un simple perfume. Finalmente cambié de vaso y empecé a beber. Nublé mis sentidos, no quería volver a caer en la trampa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario