Páginas vistas en total

martes, 11 de octubre de 2011

Me arriesgué y me asomé al laberinto de tu amor. No me importó perderme, sabia que sería feliz junto a ti. Me daba igual si me equivocaba o no, me tenias hipnotizada. Y ahora por ti aprendí a ver la vida de otra forma, a sonreír a los problemas a tomármelo todo con calma pero sin desaprovechar las oportunidades. Mi corazón grita fuerte tu nombre, sigo aprendiendo a amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario